Semana Santa

Por: Raquel Puerta

Como todos los años, muchos de los que allí hemos nacido, decidimos volver un año más a pasar estos días festivos en nuestro pueblo. ¡Qué pena! Cuántas cosas han cambiado.
Las celebraciones comenzaban, y aún sigue así, con la celebración del Domingo de Ramos, la procesión y misa del domingo anterior al Jueves Santo.
Hace ya muchos años había un dicho que decía ” Domingo de Ramos, el que no estrene nada se le caerá las manos”, y por sí eso pudiera ser, era el primer día, ya de primavera o próximo a ella, que todas las personas del pueblo estrenaban alguna prenda de vestir. Recuerdo que la chicas era siempre algún vestido primaveral y los chicos, por supuesto, algún pantalón corto.
Los agricultores dueños de olivares se encargaban, y lo siguen haciendo, de podar sus olivos y llevar los Ramos o vestugos a la iglesia para que el sacerdote proceda a su bendición y posterior reparto entre todos los feligreses, dando comienzo así a la procesión, donde todos los asistentes van entonando canciones religiosas que reflejan la alegría de la entrada de Jesús en Jerusalén. En esta procesión no sale ninguna imagen, (quizá antiguamente saliera alguna). Una vez terminada la procesión comienza la misa, los asistentes, llevan sus Ramos bendecidos y los FullSizeRendercolocan en una de las ventanas de sus casas como signo de bendición de su hogar (se decía que así no entraría el diablo en la casa).
Todavía queda alguna mujer que prepara algún dulce típico de estas fechas, pero cada vez menos, ¡se van perdiendo las costumbres!. Uno de estos dulces típicos de esta fechas, o al menos yo lo recuerdo así, son las rosquillas fritas con azúcar ¡buenísimas! éstas, sí que en casi todas las casas todavía las hay.
El siguiente acto o momento significativo es la realización de Monumento, esto es el miércoles anterior al Jueves Santo. La tarea es realizada por las mujeres del pueblo, aunque en algún momento es requerida la participación de algún hombre. El Monumento es el lugar donde se expondrá el Santísimo desde el Jueves al Viernes. Se engalana la capilla de la iglesia con las mejores galas, se decora y se ponen los santos en andas.

Recuerdo, cuando yo era muy pequeña, que entre otras cosas, en la capilla, se hacía un arco grande de Sabina, dándole a la iglesia un aroma muy especial y agradable, ahora sería impensable poder hacerlo, está prohibido cortar una rama de este arbusto.
El miércoles empieza a llegar la gente que vive fuera del pueblo y así comienza el reencuentro  con familiares y amigos, algunos de ellos no han vuelto desde el verano.
Ya llegado el Jueves Santo, a última hora de la tarde comienzan los actos religiosos, primero la misa, en la cual se leen las lecturas de la pasión de Jesús, y posteriormente, la procesión. Una cosa que se ha perdido es el lavatorio de los pies a los apóstoles. Hace ya muchos años un grupo de doce niños se vestían de apóstoles y en un momento de la misa el sacerdote lavaba los pies a estos doce niños, conmemorando el acto que realizó Jesus con sus apóstoles. Esto ya también de dejó de realizar, supongo que por escasez de niños y sobre todo por el frío que hace en la iglesia. Al finalizar la misa, se inicia la procesión, encabezándola la imagen de Jesús Nazareno seguido por Jesús con la cruz a cuestas, Jesús atado a la columna y por último la Virgen de los Dolores, también se ha perdido una costumbre muy significativa e impactante sobe todo para los niños, había un hombre que se vestía de Jesús y portando una enorme cruz al hombro, realizaba todo el trayecto procesional,  y detrás va el Sacerdote y los feligreses entonando cánticos religiosos de profundo dolor y pesar, aludiendo a la pasión y muerte de Jesús.

Una vez terminada la procesión, los fieles se disponen a depositar velas en el monumento y a los pies de las imágenes a las cuales se veneran. La iglesia permanece abierta hasta altas horas de la noche para que todo el que quiera pueda orar. Hace ya muchos años, la iglesia permanecía abierta toda la noche, esta costumbre también ha desaparecido, y durante toda la noche y la mañana del viernes había siempre una persona velando el monumento, a esta persona se le llamaba mayordomo del señor.
El viernes, día de vigilia, en todas o casi todas las casas se cocina el típico potaje, con sus garbanzos, judías, espinacas o collejas, y con el bacalao que es el que le da el sabor tan característico. A media mañana se realiza el viacrucis, esta procesión se realiza por las calles del pueblo y conmemora el camino que tubo que recorrer Jesús hasta llegar al monte del calvario donde fue crucificado, se van leyendo una a una las 14 estaciones y se va cantando unos salmos alusivos a todo el recorrido y sufrimiento que tuvo que pasar Jesús.
A la caída de la tarde, se realizan los oficios, hace años, como en este día no se pueden tocar las campanadas, la forma de llamar a la oración era haciendo sonar por todo el pueblo unas carracas y a la voz de “a los oficios” todos los feligreses iban acudiendo a la iglesia, actualmente ya no se realiza así la llamada a los oficios. Dentro del acto religioso se hace una adoración de la cruz. Una vez terminado, se procede a salir la procesión, esta presidida por la imagen del Jesús en el sepulcro seguida de la Virgen de los Dolores de riguroso luto por la muerte de su hijo, una vez terminada la procesión, se dispone a la Virgen para que todos los asistentes le den el pésame.
El sábado, ya día de júbilo, la gentes del pueblo se reúnen, bien en familia o bien en grupos de amigos para comer o cenar y los niños a realizar un muñeco con ropas viejas y relleno de paja, que alude a Judas Iscariote, que a la mañana siguiente amanecerá colgado de árboles y ventanas, en definitiva un poco de diversión después de estos dos días austeros.
A las doce de la noche, se realiza una gran hoguera en la puerta de la iglesia, conmemorando la resurrección de Jesús seguido de misa de vigilia Pascual. Comienza el acto cuando el sacerdote bendice la hoguera y da una vela a cada asistente. Es una misa muy larga y al ser tan tarde asiste muy Poca gente.
El domingo de Resurrección, último día de celebración, a las 9 de la mañana se realiza la La procesión del encuentro que representa el encuentro de Jesús con su madre después de su resurrección. Las imágenes que salen son la Virgen Milagrosa y Jesús resucitado, años atrás se sacaba al niño de la bola (no se por que era así), una imagen sale por una calle y la otra, por otra diferente juntándose en la ermita de la Virgen del Carmen, cuando llega este momento, una persona que se ha quedado en la iglesia hace repicar las campañas a modo de júbilo y alegría pues Jesús a resucitado. Todo el recorrido está presidido por los Judas colgados que los niños han realizado el día anterior. Una vez terminada la procesión y posterior misa, los niños queman los Judas en la hoguera. Este día es un día totalmente familiar y se da por terminada la Semana Santa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s