Se constipa el Gallo de la veleta

  • La ciclogénesis explosiva afecta la salud del Gallo de Castillejo
  • Los vecinos andan preocupados por su mítica veleta
  • Ha dejado de cantar, situación que entristece al pueblo
Diseño de: Silvia Quintas
Diseño de: Silvia Quintas

Aún no ha acabado el verano y ya está en España la primera ciclogénesis explosiva. Entró ayer martes por el norte del país y recorrerá a lo largo del día de  hoy y mañana toda la península.

En Castillejo del Romeral ya se empiezan a ver las primeras consecuencias del temporal. A quien más le ha afectado esta borrasca de finales de verano ha sido al Gallo de la veleta de la torre de la iglesia, que según afirman algunos vecinos del pueblo “ha dejado de cantar. Lleva un par de días tristón y sin ganas ni de girar”. Muchos advierten de que su aspecto también se sale de la realidad, ya que su color ha cambiado: “Antes de ayer estaba negro, como siempre, pero hoy ha despertado de color blanco pálido”, declara una aldeana.

Los vecinos de este pequeño municipio de la Alcarria conquense, al darse cuenta del estado en el que se encontraba el Gallo, tan significativo del pueblo, llamaron inmediatamente a expertos en veletas, que declararon el estado de máxima alerta para con la salud de tan emblemática figura. “Ha cogido un fuerte resfriado que se le ha agarrado en los bronquios. Le cuesta respirar y las fiebres son muy altas. También las cuerdas vocales las tiene afectadas, de ahí que no pueda cantar en unas semanas. Es constipado común, pero hay que controlarlo bien, ya que si no se lo vigilamos de cerca, podría ser más grave de lo que parece” declaran los especialistas.

Por el momento, los vecinos de Castillejo, se están turnando para llevarle caldos calientes y ponerle la medicación a su hora. “Hace una hora subí a la torre para darle una sopa de puchero que ha hecho mi mujer y parecía que tenía mejor cara. No queremos bajar la guardia en ningún momento, por eso, a cada en punto sube alguno para estar con él, darle conversación, ponerle el termómetro, intentar que coma un poco… De ánimo anda bien, dentro de lo cabe, porque eso de no poder cantar le está consumiendo. Habíamos pensado contratar a una profesora de canto para cuando se recupere, necesitará volver rápidamente a la normalidad,” añade un paisano.

Anuncios