Miguel Herrero y su Metamorfosis en Cuenca

El Museo de Cuenca acoge en su sala de exposiciones temporales Princesa Zaida una exposición del pintor, poeta y director de cine Miguel Herrero. Metamorfosis podrá ser visitada desde el 17 de diciembre y hasta el 28 de febrero, los amantes del arte podrán disfrutar de Metamorfosis, una obra que refleja la evolución espiritual y artística de su autor en su búsqueda transgresora por la estética y la belleza, que le condujo a incorporar técnicas y modelos interpretativos de la realidad.

Más de 2Metamorfosis5 muestras entre óleos, pasteles, técnicas mixtas, dibujos, fotografías, reportajes gráficos, obra cinematográfica, poesía, etc, que se estructura de manera cronológica y que abarca la obra completa del artista.

Miguel Herrero fue uno de los artistas más importantes del siglo XX, “el Leonardo de los sesenta”, como le describió Francisco Umbral. Nació en Madrid, estudió Bellas Artes y en 1952 expuso su primera obra independiente en la Galería Xagra, en la capital española. A ella acudieron personalidades de las artes como Pío Baroja, Ataulfo ArgentaVicente Aleixandre. Tras ella vinieron innumerables exposiciones por toda España.

Colaboró en diversas publicaciones literarias y, también, destacó en el mundo del cine como Director realizador del film Metamorfosis de Frank Kafka, versión libre. Fue autor de diversos guiones cinematográficos así como escritor de poemas en la década de los ochenta, donde se abrió al expresionismo con poemas libres.

Herrero es figura clave y uno de los artistas más importantes en la historia del arte español. Promotor y pionero de la cultura española y precursor del fomento de las Artes de manera integral, su inquietud artística le lleva a una expresión única basada en la experimentación y en la concepción del arte global como medio de expresividad.

“El Espejo del Universo rugía en mi vientre.
Un licor de amapolas crujía en mi sangre.
El oro de los dioses en tus senos, prendía
templos infinitos al deseo.
Estallaban los astros a lo lejos.
Unos labios lentos acariciaban
tus muslos de mármol.
Un rumor, un extasis, atravesaba
como un alarido
mi sangre.”

Miguel Herrero. Libro “Memoria del Cosmos”. 1991. Editorial Endymión

Anuncios