Lo encontramos en el campo y ¡se come!

Vivimos en una sociedad en continuo movimiento, en una sociedad que no cesa, y poco a poco vamos perdiendo las antiguas costumbres. Ahora, en la nevera, tenemos infinidad de productos que salen de las fábricas de alimentos. Por ejemplo, las manzanas que nos venden en el supermercado son perfectamente exactas unas de otras, tienen un atractivo brillo y seguramente hasta pesen lo mismo. La cadena de supermercados Mercadona, vende claras de huevos embotelladas.

Las manzanas no son perfectamente perfectas y tampoco brillan. Las claras de los huevos no salen de una botella y la leche no proviene del brik. Éstos y otros muchos ejemplos de productos que nos da la madre naturaleza, han sido previamente tratados en una fábrica para hacerlas más atractivas a la vista y así comprarlas. ¿Alguien compraría un huevo con la cáscara manchada de heces y plumas de gallina? Nos atrae más una caja de huevos perfectos, limpios y adornados con una marca de tinta, y nos da igual si la gallina ha estado viviendo en un cajón comiendo pienso fabricado con sus propios desperdicios corporales, o si ha estado campando a sus anchas en un amplio gallinero al aire libre.

¿Alguien compraría unas manzanas deformes, con pintas negras y un dulce gusto? No, porque no nos es atractivo visualmente y por ello compramos esas manzanas en las que hasta podemos ver nuestro propio reflejo y que apenas tienen sabor. En definitiva, las grandes superficies de venta de alimentación, saben muy bien cómo alterar nuestro cerebro para hacernos más atrayentes su género.

Si hace unos días hablábamos de las collejas, hoy, queremos traeros dos plantas herbáceas muy parecidas que también podemos encontrar en pleno campo y que son muy nutritivas. En Castillejo del Romeral hay muchas plantas comestibles, poco atrayentes a la vista pero con un exquisito sabor. ¡Ah! y lo más importante: con grandes y buenos beneficios para la salud.

Cardillo. Foto de Google Imágenes
Cardillo. Foto de Google Imágenes

Los cardillos, o tagarnina, son una verdura silvestre que aparece en el campo, en caminos y en terrenos sin cultivar y arcillosos. Habitan en la zona mediterránea y por debajo de los 700 metros de altitud. Su cultivo es muy escaso, por lo que es difícil de encontrar en las tiendas. Se puede comer en guiso (de la misma manera que las collejas), en tortilla o en ensalada. También, se pueden consumir en infusión, hirviendo sus raíces.

Las achicorias, en Castillejo llamadas chicorias, son unas plantas herbáceas perennes con grandes propiedades medicinales y terapéuticas. Ya en la época de los egipcios, las usaban para tratar problemas de hígado y vesícula. En la Francia de Napoleón, se empezó a usar como sustitutivo del café, hirviendo las raíces y tomándolas en infusión. Además, de tratar los

achicoria foto de google imágenes
Achicoria foto de Google Imágenes

problemas del hígado y la vesícula, reduce el riesgo de contraer cáncer intestinal, es astringente, desinfectante y desintoxicante. Evita el alto contenido de azúcar en sangre, reduciendo el colesterol, la diabetes y otros problemas como la esclerosis arterial.

Anuncios