Los sabores de Cuenca en Madrid

Durante los días 24,25, 26 y 27 de abril tuvo lugar en Madrid la XXXI edición del Salón de Gourmets. Una muestra en la que se exponen las exquisiteces culinarias de nuestro país.

Castilla la Mancha y nuestra provincia, Cuenca, estuvo allí para deleitar al público con los productos más emblemáticos de la tierra.

Nos adentramos en La Mancha conquense con el ingrediente fundamental en la cocina tradicional española: el ajo. Victoria Beckham decía que España huele a ajo, pero si España huele a ajo, es que huele a calidad en sus fogones.

Hay una jota que dice: “dicen que La Mancha es fea porque no tiene faroles”, y no, no tiene faroles, pero tiene unos ajos que pegan muy bien con cualquier plato tradicional. ¿Qué sería de unas buenas migas sin ajo? Nada.

Los ajos de Las Pedroñeras, tal vez sean uno de los productos más famosos en España, ya que está protegido por la Unión Europea bajo la Indicación Geográfica Protegida, “reconociendo así su prestigio, reputación y singularidad”. El Pedroñete es su joya y hace de cada plato un paraíso comestible.

Cerca, muy cerca de Castillejo del Romeral se encuentra La Calzadilla, unas bodegas familiares que trabajan con un sistema de viticultura artesanal y manteniendo la variedad de la tierra: Tempranillo y Garnacha.

Esta bodega, ubicada en el valle del Río Mayor, se fundó en el año 1980 por la familia Uribes Madero, pero no fue hasta 1992 cuando salió a la venta su primera botella.

El Pago Calzadilla es un espacio con sabores afrutados, elegantes, intensos y sedosos, todo un lujo para el paladar.

Los amantes de la literatura y del chocolate, conocen a la perfección la fábrica más famosa del mundo, pero pocos saben que en Cuenca tenemos una que nada tiene que envidiar a la del señor Wonka.

La Abadía de Jábaga, fue fundada en el año 2012  y se encuentra a menos de 15 km de la ciudad conquense, en Jábaga, población histórica por la que pasaba la calzada romana que unía Segóbriga con Cueva del Hierro. Además, los monjes del Monasterio de Piedra pasaban por allí transportando el cacao desde el puerto de Sevilla al Monasterio de Uclés.

En esta abadía del chocolate, fabrican unos artesanales bombones delicatesen dignos de los paladares más exquisitos. Pero no solo bombones, también disponen de una amplia gama de cosméticos hechos a base de chocolate. Y es que, esta fábrica no es una fábrica tal y como todos nos imaginamos, y si no, vean:

Y para acompañar a este dulce, que dicen, es sustitutivo del sexo, nos podemos tomar un licor digestivo de la mano de Monte Palo. Para ello ponemos rumbo a Minglanilla, donde, hace casi un siglo, Julián Monteagudo poseía una destilería en la que elaboraban todo tipo de licores, y MontePalo se encontraba entre ellos. La fábrica evolucionó y este brebaje cayó en el olvido. Pero años después, el hijo del creador de este exquisito licor, encontró, entre papeles viejos, la receta mágica que llevaría la creación de su padre a la XXXI edición del Salón de Gourmets en Madrid. En la actualidad, Rubén y Ruth, los nietos de Julián Monteagudo, son los encargados de gestionar la empresa de origen conquense y comercializan MontePalo 1919, un licor con aroma anisado cuya terminación de sabor está marcada por el azahar.

El morteruelo, el ajo arriero, los zarajos, el resolí… es la muestra más conocida de la gastronomía conquense, pero aún queda una larga lista de productos exquisitos que nos trasladan a un viaje de sabores por todos los rincones de la provincia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s