“Con otoños de oro la inventaron”

La mayor explotación agrícola en Castillejo del Romeral es, junto al olivo, la vid. Muchos agricultores del pueblo tienen sus campos de viñedos para el propio consumo.

El vino, no es ni más ni menos que el zumo de la uva fermentado y su cultura, viene de fullsizerenderlejos. La humanidad siempre ha estado ligada a esta bebida alcohólica. Se calcula que los primeros cultivos de la uva se dieron en la Edad de Bronce en zonas cercanas al Próximo Oriente, Sumeria y Antiguo Egipto.

Se cree que el cultivo de viñedos comenzó cuando el ser humano dejó de ser nómada para convertirse en sedentario, ya que la viña necesita de tres a cinco años para ser productiva.

El vino ha tenido un gran significado y simbolismo a lo largo de la historia, llegando a alzar la categoría de bebida de dioses y personajes poderoso, por ejemplo, para el cristianismo, el vino es la sangre de Cristo, para la cultura judeocristiana, representa la fertilidad, pero, por el contrario, los árabes lo consideran una bebida nociva para el cerebro, el cuerpo y la espiritualidad, ya que contiene alcohol y, alegan, es un peligro para las familias, las sociedades y los pueblos, y sus efectos degradantes son conocidos por todos.

La literatura también ha hecho del vino un elixir de dioses y una exaltación de la alegría, las festividades y la felicidad, como así lo representa Jorge Luis Borges en su ‘Soneto del vino’.

¿En qué reino, en qué siglo, bajo qué silenciosa
conjunción de los astros, en qué secreto día
que el mármol no ha salvado, surgió la valerosa
y singular idea de inventar la alegría?

Con otoños de oro la inventaron. El vino
fluye rojo a lo largo de las generaciones
como el río del tiempo y en el arduo camino
nos prodiga su música, su fuego y sus leones.

En la noche del júbilo o en la jornada adversa
exalta la alegría o mitiga el espanto
y el ditirambo nuevo que este día le canto

otrora lo cantaron el árabe y el persa.
Vino, enséñame el arte de ver mi propia historia
como si ésta ya fuera ceniza en la memoria.

 Ahora, hoy, todos cogemos de la mano el poema de Borges y no organizamos celebración sin vino, y, sobre todo, en Castillejo del Romeral, donde ya se le pide a San Bartolomé, el patrón del pueblo, en una estrofa de una de las seguidillas, que “nos llene la casa de pan y vino”.

Ya estamos en marzo, la primavera intenta hacer su presencia poco a poco y es tiempo de podas. La poda se realiza para mejorar el rendimiento y calidad de la uva. Si ésta se hace correctamente, cuando llegue el mes de septiembre-octubre, se recogerán los frutos. Unos frutos que se convertirán en vino y serán del disfrute de todos aquellos amantes de este líquido que “con otoños de oro la inventaron”. Y es que, muchos consideran que el vino es un arte, un arte que se expresa en el paladar de aquellos que lo degustan.

Anuncios

One thought on ““Con otoños de oro la inventaron”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s