Otra forma de comer torrijas

En Castillejo del Romeral tenemos infinidad de recetas dignas de los paladares más exquisitos, pero no son precisamente unos guisos convenientes para los más ligeros…  Las gachas, las migas o los puches, son solo algunas comidas típicas de nuestro pueblo. Platos ricos en calorías y algo contundentes.

Hemos dejado atrás la Semana Santa y los días festivos en los que todos hemos sobrepasado los límites en la alimentación. Las torrijas han puesto punto y final a todas las comidas, han marcado la jornada del día con el desayuno y han formado parte de las reuniones entre amigos y familiares. Por eso, ahora que se acerca el buen tiempo, muchos se ponen las pilas con eso que llaman “operación bikini”, que no es más que conseguir tener el cuerpo perfecto para lucir palmito en la playa y en la piscina.

María y Miguel, unos vecinos del pueblo residentes en Alicante, son unos grandes aficionados al deporte y a la comida sana. Crearon una plataforma web, AGustitos, en la que demuestran cada día que llevar una alimentación saludable y equilibrada siempre es posible, y que no es necesario renunciar a esos dulces y postres que tanto nos gustan.

Ellos, con su receta, proponen una forma diferente de poder seguir disfrutando de esas torrijas que tan bien nos sientan. Una receta tradicional llevada a vida fitness, sin perder esa esencia tan exquisita que las caracteriza.

Foto: agustitos.com
Foto: agustitos.com

Ingredientes torrijas fitness:

1 vaso de leche de soja

La corteza de medio limón

1 rama de canela

Pan integral, de hace un par de días, cortado a rebanadas (este es casero)

1cda de Stevia

1 huevo

2 claras

1cdita de canela en polvo

Coco rallado y canela

En un cazo echamos la leche, la corteza de limón, la stevia y la rama de canela y la dejamos hasta que empiece a hervir. Mientras tanto, en una bandeja colocamos las rodajas de pan.

En un bol aparte, mezclamos bien el huevo y las claras.

Cuando la leche rompa a hervir la apartamos del fuego y le añadimos la canela en polvo y mezclamos todo bien. Cuando lo tengamos la vertemos sobre el pan y dejamos a remojo durante unos 25/30 minutos.

Una vez transcurrido ese tiempo, rebozamos las torrijas en el huevo y lo pasaremos por una sartén, engrasada con aceite de coco, por ambas caras hasta que se vean doraditas.

Y para simular el azúcar que llevan las torrijas tradicionales, si queremos, echamos un poco de coco rallado y canela por encima.

bon

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s