Es tiempo de setas

  • El otoño ha venido y consigo ha traído un puñado de setas
  • En Castillejo podemos encontrar setas de cardo y níscalos
  • No todas las setas se pueden comer

Con el otoño llegan las lluvias y con ellas llegan las setas. Un alimento centenario que sale de la tierra y está al alcance de todo aquel que sepa moverse por zonas húmedas para poder localizarlas.

Todos recordamos los cuentos que nos leían de pequeños en los que las setas eran las casas de los gnomos o las hadas, pero eso era sólo en los cuentos. En la vida real las setas son un gran complemento alimenticio cargado de muchos nutrientes.

Recogida de setas 2009 040
Foto de Gerardo López

Biológicamente hablando, las setas son los cuerpos fructíferos de un conjunto de hongos pluricelulares que incluyen muchas especies. Además, son unos seres vivos que se encuentran entre el ámbito vegetal y el animal. Se diferencian de las plantas porque no tienen clorofila y suelen crecer en zonas húmedas y a la sombra.

En Castillejo del Romeral podemos encontrar varias especies, pero las más comunes son las setas de cardo y los níscalos. Las primeras las podemos encontrar en zonas herbáceas espinosas, que se llamen ‘de cardo’ ya nos da una buena pista de dónde localizarlas. Las segundas, los níscalos, crecen en pinares y bosques mixtos y son de un color anaranjado pálido.

Lo que pocos saben son las buenas propiedades y nutrientes que aportan éstos hongos a nuestro organismo ya que son ricas en proteínas y poseen una importante cantidad de sales minerales, como pueden ser el hierro, el fósforo y el potasio. También estimulan la actividad cerebral y son muy recomendadas en casos de anemia y de dietas, ya que no tienen nada de grasa y, por cada seta ingerida, estaremos consumiendo apenas 15 calorías.

Las setas se pueden cocinar de mucha maneras: en Castillejo, se suele guisar con patatas o simplemente a la plancha con ajo y perejil. Otra manera de comer hongos y disfrutar así de sus grandes propiedades, puede ser en ensalada, en croquetas o en revuelto, mezclándolas con huevo, gambas y gulas.

Mucha gente se emociona con la idea de recolectar setas para luego comerlas, pero hay que tener mucho cuidado, pues no se deben coger tan alegremente, ya que se pueden confundir y quizá se cuelen hongos tóxicos y venenosos, cosa que perjudicaría a la salud y hasta podría causar la muerte a quienes los ingieran. Lo mejor para que esto no suceda, es informarse bien de cuáles son comestibles y cuáles no lo son. Hay muchos libros especializados que pueden servir de gran ayuda.

Recogida de setas 2009 038
Foto de Gerardo López

De esta manera y sabiendo qué de bueno tiene este alimento que nace de la tierra, ya podemos salir en busca de setas, siempre sabiendo bien lo que cogemos y con cautela y precaución.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s